Innovación en la industria avícola durante tiempos de resiliencia

Enable

Enable

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 ¿Sabía usted que el consumo de pollo en México en el 2018 llego a una cifra de 31,4 kg por habitante, lo que convierte a México en el séptimo consumidor per cápita de pollo del mundo? Según el Consejo Mexicano de la Carne se espera que para el 2025, el consumo de carne de pollo incremente en un 20%. 

Al caminar por las calles de cualquier ciudad en México, rápidamente me doy cuenta el por qué se consume más pollo que cerdo o bovino. ¿Se ha fijado cuantas rosticerías existen en cada barrio? ¡Es impresionante! Esta observación me generó una reflexión que comparto. Cuando sale a su rosticería favorita, ¿se ha fijado alguna vez en el tamaño, forma y color de los pollos que se encuentran en el establecimiento? Si es curioso como yo, se dará cuenta que todos son gemelos, con peso y rasgos casi idénticos. En todas las rosticerías es posible encontrar lo que en la industria se conoce como ‘aves hermanas’, ya que todas son parecidas. ¿Cómo es posible crear un producto tan similar en estilo, color, forma y tamaño cuando se trata de la cadena de suministro de un ser vivo? 

Con base a la fecha del nacimiento, a los pollos se los alimenta con una variedad de nutrientes durante sus distintas etapas para mejorar su desarrollo. Las especificaciones de crecimiento y los intervalos en que se les alimenta son administrados y medidos por medio de procesos e indicadores, con el objetivo de llegar de una manera eficiente al final de la cadena de suministro y estos procesos consideran la integración de un complejo ecosistema que involucra desde el granjero, procesador, proveedores, una red de distribución y su tienda local o rosticería favorita. 

Todo esto ocurre en sincronía y con uniformidad durante el proceso, de tal manera que se reduzca la discriminación de los pollos (reduciendo de esta manera las devoluciones o los envíos cancelados). Esto ocurre por lo general en asaderos de gran demanda, cuando te preguntan por tus preferencias. Mientras tu observas los pollos, comprendes que todos se ven similares y respondes: “¿me da aquél?”. Confirmando en esencia los objetivos del procesador y del vendedor. 

Esto me genera otra reflexión; ¿cuál es la relación que tienen estos avances dentro del contexto de la uniformidad y el uso de datos para cuantificar la información para obtener los mejores resultados? La respuesta es muy simple: Si pudiéramos validar o negar los estudios empíricos realizados por los científicos de la industria avícola, ¿seríamos capaces de construir modelos óptimos nutricionales? Si fuéramos capaces de vincular eventos y relaciones externos como el clima, niveles de sodio, ruido, horarios de alimentación y proteínas, ¿seríamos capaces de encontrar lineamientos que nos permitan ajustar esa receta secreta de crecimiento con el fin de optimizar los resultados? 
Yo diría que sí. 

 La ciencia de datos no tan solo es un idioma universal, es una herramienta
efectiva, que ayuda a predecir fallas a equipos críticos como pudiera ser un turbocompresor, pero también nos puede ayudar a crear modelos óptimos de nutrición para cualquier industria, incluyendo a la industria avícola. 

Si deseamos innovar y generar resiliencia durante tiempos retadores como lo son ahora, un método probado es el apalancarnos con el uso efectivo de datos. La ciencia de datos puede formar parte de un legado que entrega como resultado la transformación de la industria avícola en México. Así que, para responder de manera breve a la pregunta de este artículo, “si pudiéramos validar o negar los estudios empíricos realizados por los científicos de la industria avícola, ¿seríamos capaces de construir modelos óptimos nutricionales? ¡La respuesta es un sí absoluto! 

Bio de Autor: 

Mel Ramos es Socio en ENABLE. Anteriormente, fue líder comercial de software para GE Digital en América Latina. Lleva dos décadas implementando proyectos globales en el espacio industrial digital y es considerado el líder de pensamiento detrás del marco de “Reliability as a Service”. Se graduó de Pomona College en Claremont, CA y actualmente reside en Orlando, FL. 

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes sociales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos recientes

Enable: Un gran aliado tecnológico que sigue en expansión

Leer Más

¿Por qué la transformación digital debe primero comenzar con Lean Six Sigma como cambio de paso?

Leer Más

Los cuatro principios básicos de la Industria 4.0

Leer Más

Dónde esta tu empresa en el camino hacia la industria 4.0?

Leer Más

Innovación en la industria avícola durante tiempos de resiliencia

Leer Más

Enable The Experience

Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo podemos ayudarte?